El comercio electrónico se afianza

Los Internautas en España gastan en tiendas online una media de 75 euros en cada adquisición y repiten el proceso, de media, 2,4 veces al mes.

Navegar por Internet y no caer en la tentación del ecommerce es prácticamente imposible. De hecho, un 74% de los internautas, un total de 15,9 millones de personas de entre 16 y 60 años,

no han logrado resistirse y se han convertido en compradores online, según señala el último Estudio Anual de eCommerce de IAB Spain, realizado en colaboración con la agencia de marketing Elogia.

¿Pero cómo son los españoles que se mueven como pez en el agua en las tiendas virtuales? Las adquisiciones a golpe de click no distinguen de sexo (un 50% son hombres y otro tanto mujeres), pero sí de edad y los que se decantan por el ecommerce tienen, de media, 38 años. El segmento que más se anima a llenar sus carritos es el que se encuentra entre los 31 y los 44 años (42%). Además, un 73% de los que se deciden a formalizar su pedido trabaja y un 65% tiene estudios universitarios.

Los españoles compran de media 2,4 veces al mes (frente a las 2,8 del año pasado) y en cada ocasión gastan 75 euros (5 euros más respecto a lo registrado en el informe de 2015). Eso sí, lo más frecuente fue comprar una vez al mes y destinar entre 25 y 50 euros a esa transacción.

Las categorías de productos y servicios preferidos por los españoles son, en este orden, viajes o estancias (un 72% opta por reservarlos a través de Internet), ocio (69%), tecnología (61%), moda (53%) y alimentación (49%).

En cuanto al método de pago empleado para sufragar estos ‘caprichos’ cibernéticos, las tarjetas de crédito o débito siguen siendo la opción predilecta (empleada por el 85% de los clientes) seguida de PayPal (79%). Muy alejados están las transferencias bancarias (utilizadas sólo por 4 de cada 10) y el contra reembolso (3 de cada 10).

Asimismo, los internautas prefieren recibir los pedidos en su domicilio (76%) o en su lugar de trabajo (15%) y sólo un 6% decide que la tienda física de la web donde han comprado es el mejor lugar para recepcionarlos.

WEBS VS. APPS

En cuanto a los dispositivos preferidos, el PC sigue siendo el rey y un 94% confiesa utilizarlo para para este tipo de transacciones. La medalla de plata corresponde a los smartphones (29%) y el tercer puesto a los tablets (19%).

Entre los que emplean el móvil, existe un alto grado de convivencia entre aplicaciones y web (el 46% usa ambas). Eso sí, seis de cada diez prefieren las apps por comodidad. Sin embargo, los usuarios de tablets se decantan por las webs, ya que las consideran más cómodas y seguras y valoran el hecho de que no sea necesario descargar nada para completar el proceso.

Por otra parte, aunque la mitad de los compradores ve con buenos ojos que estas páginas guarden sus datos para que se les envíen ofertas personalizadas, un 43% no quiere que se utilice esta información para que se les muestre publicidad relacionada con sus últimas adquisiciones cuando navegan por la Red.

ESTA SÍ, ESTA NO

Las principales razones que empujan a los internautas a los brazos de las tiendas online son la posibilidad de acceder a ofertas inexistentes en el mundo offline, la comodidad y los precios.

Siete de cada diez confían en las plataformas de comercio electrónico, sobre todo debido a buenas experiencias previas (81%) y a las formas seguras de pago que ofrecen (70%). Además, tres de cada cuatro dicen estar muy satisfechos tras la adquisición.

A la hora de elegir en qué tienda se efectuará finalmente una compra, los usuarios valoran sobre todo motivos económicos – como los precios (60%) o los gastos de envío gratuitos (55%)- y los servicios post-venta -como la facilidad en las devoluciones (56%) y las formas de pago admitidas (52%)-.

Eso sí, el ‘síndrome del carrito abandonado’, pesadilla de cualquier tienda online, persiste y casi la mitad de los pedidos no llegan a materializarse, normalmente por costes ocultos o porque el comprador se lo pensó mejor.

¿QUIÉN NO SE ATREVE?

El resto de los ‘navegantes’ que aún no se han atrevido a confiar sus compras al mundo de las tres uves dobles señalan que las principales barreras que encuentran son la imposibilidad de probar los artículos in situ como harían en cualquier tienda física (esto frena a un 39% de los no compradores) y el no poder ver y tocar los objetos que se desean adquirir (28%).

Además, uno de cada cuatro señala que prefiere el trato cara a cara cuando van de compras frente al frío teclado, los chats, las respuestas en redes sociales o los emails de atención al cliente.

Las dudas sobre la privacidad de los datos que se han de proporcionar para efectuar un pago en Internet hacen que un 24% de los no compradores aún no quiera dar el paso definitivo y sólo un 7% no adquiere nada en Internet por sistema. Ahora bien, un 95% confía en la Red para resolver sus dudas sobre un producto o servicio antes de acudir a una tienda física.

 

 

Fuente: diario digital expansion.

Sin Comentarios

Escribe tu comentario

 
Abrir chat